Algunos refranes

[+] Hojear algunos refranes

  • 1. A buen capellán, mejor sacristán.
    • Este refrán se utiliza para significar la eficacia que puede lograr alguien en un puesto cuando sus superiores son competentes. Así, se supone que el capellán riguroso logra subordinados (sacristán en este caso) eficientes. * Mientras pescan a la orilla de un arroyo dos amigos entablan el siguiente diálogo: _ ¿Te fijaste qué bien atienden los empleados de la ferretería? _ Sí, es la escuela del antiguo dueño. _ Tal cual. Según dice el refrán a buen capellán mejor sacristán.
  • 2. A buen entendedor pocas palabras bastan.
    • Este refrán valoriza la economía verbal. Alaba la claridad de las palabras justas, sin explicaciones innecesarias, y a la vez resalta la cooperación voluntaria de quien quiere entender. Es un refrán conocido, razón por la que suele enunciarse elípticamente a buen entendedor pocas palabras, y en algunas ocasiones con una elipsis más extensa: a buen entendedor... * Madre e hija circulan por un shopping en una mañana de compras. Comentan el precio de algunas prendas que la joven quiere comprar pese a las explicaciones de la madre. __ Quiero comprar esa blusa. __ No puedo darte ese gusto. __ ¿Por qué no? __ Ya te lo expliqué afuera a buen entendedor pocas palabras bastan.
  • 200. Antes cuando era mozo cuando meaba hacía un pozo, ahora que soy viejo cuando meo ni pozo dejo.
    • Basado en certezas naturales, el refrán se utiliza para referirse a las evidencias de la declinación provocada por la edad. En registro informal mear significa orinar. * Se encuentran dos viejos amigos que no se veían desde la escuela secundaria. Comienzan a preguntarse por sus vidas. __ ¿Cuándo fue la última vez que nos vimos? __ En la reunión de egresados de hace veinticinco años. __ ¡Cómo corre el tiempo! Pero, ¿cómo andás? El interlocutor caracterizado por su humor zumbón le responde con el refrán atribuído a un toro viejo que así se lamentaba de su vejez: __ Ando como el toro viejo: antes cuando era mozo cuando meaba hacía un pozo, ahora que soy viejo cuando meo ni pozo dejo.
  • 1. Machito machito porque no hay quien cape.
    • Mediante la repetición de la palabra machito este refrán pone al descubierto la actitud altanera o avasalladora de las personas que actúan de esa manera porque no hay quien establezca límites, porque no hay quien cape. Recordemos que capar, en el ámbito rural, es sinónimo de castrar. Se emplea para señalar algún exceso de autoritarismo, mala conducta, avasallamiento. * En un colegio de religiosas un alumno ya grande tiene un comportamiento totalmente inadecuado que tiene en jaque a los profesores. En la clase de Lengua este alumno trabaja con entusiasmo en una recolección de refranes que integra el presente trabajo. En una de las habituales actitudes de atropello, la profesora con una excusa lo llama a solas y le dice: __ Guillermo, quiero comentarte un refrán que me acercaron, dice machito machito porque no hay quien cape. El alumno acepta el mensaje implícito y se disculpa.
  • 40. Más arrugas que frenada de gusano.
    • Los gusanos y las lombrices para deslizarse aproximan segmentos de su cuerpo y luego toman impulso, lo que da a su desplazamiento un aspecto semejante a una soga que ondula a ras de tierra, un andar con aspecto de arrugas, característica que emplea el refrán para su enunciación. Encontramos su uso para ejemplificar el aspecto arrugado. *Para referirse a la piel de una conocida animadora de programa de televisión una señora opina: __ Yo la ví de cerca. Su piel al natural no tiene semejanza con la que se le ve en la televisión. De cerca se le ven más arrugas que frenada de gusano.
  • 41. Más bajito que chichón de baldosa.
    • Con la palabra chichón se designan las inflamaciones que normalmente reciben los niños que se golpean en sus andanzas. Se perciben a simple vista. Este refrán se refiere a los chichones que se hacen los pequeños en las baldosas con sus caídas, generalmente cuando aprenden a caminar. Emplea la palabra bajito pues estos golpes se producen cerca del piso, no son producto de caídas desde las alturas. * Los padrinos llegan con un pequeño cachorro como regalo para su ahijado que ese día cumple años. El chico los recibe encantado con el obsequio. El abuelo que mira al animalito pregunta: __ ¿Qué raza es? Nunca vi un perrito tan chiquito. El padre completa:__Es de la misma raza que el de Susana Jiménez, sólo que enano. Es más bajito que chichón de baldosa. Hace juego con el dueño.
  • 280. (La) muerte es tan segura de vencer que nos da toda una vida de ventaja.
    • De contenido filosófico, el refrán presenta una reflexión acerca de lo ineludible que es la muerte [que] es tan segura de vencer, que para llegar a ella nos da toda una vida de ventaja. Se emplea como comentario destinado a explicar los fallecimientos y también como consuelo en las pérdidas humanas. * En el velatorio de una persona joven fallecida a causa de una larga enfermedad, escuchamos: __ ¡Qué pena y qué broca me dan estas muertes así, de gente que podría hacer todavía muchas cosas! __ La muerte nos llega a todos, che. La única condición es estar vivo. Escuché por ahí y me dejó pensando que la muerte es tan segura de vencer que nos da toda una vida de ventaja. Nos cuesta aceptar que la muerte siempre llega.
  • 142. Puro botón como ordenanza de Congreso.
    • El refrán refiere la comparación a los uniformes de los ordenanzas del Congreso que se caracterizaban por la cantidad de botones que lucían. * Mirando una vidriera escuchamos el comentario de una señora que también mira prendas: __ El color me gusta y también la tela, pero tiene muchos botones. Como dicen es puro botón como ordenanza de Congreso.
  • 143. Puro bulto como fardo de turco.
    • Este refrán hace una alusión al pasado rural, ya que “los turcos” comerciaban en los campos y llevaban su mercadería en voluminosos fardos. Se movilizaban a pie o en carromatos. Su presencia era muy esperada por los habitantes. * Un grupo de alumnos que nunca han presenciado una función de ballet, son llevados en grupo a un importante teatro. Todo les llama la atención, pero cuando aparecen en escena los bailarines de danzas clásicas comienzan a hacer comentarios acerca de su vestimenta. Así escuchamos en boca de uno de los chicos. __ Ese de la izquierda es puro bulto como fardo de turco.
  • 144. Puro garabato como letra de doctor.
    • El refrán transcribe una característica puntual, la letra de los médicos, caracterizada por su falta de claridad. Es usado como sinónimo de enredo, de signos complicados. * Opina un señor que ha mandado hacer un cartel con un letrista, que lejos de hacerlo con letra clara y sencilla lo ha complicado con signos y adornos. __ Eso no es lo que yo pedí. Quiero un cartel sencillo y legible, eso es puro garabato como letra de doctor- dice el señor señalando el cartel.
  • 145. Puro grito como tormenta de verano.
    • Señala la costumbre de gritar y la compara, con la tormenta de verano, plena de truenos que a veces no concretan en lluvia. * La novia lleva a su novio a su casa para presentarlo en familia. Le anticipa que su padre es buenísimo pero gritón, que eso no lo asuste. Concluye con el refrán: __ Algún grito le vas a oír, pero no pasa nada, es puro grito como tormenta de verano.
  • 146. Puro hueso como carnicería a las dos de la tarde.
    • El refrán refiere un hecho de la realidad, las compras de carne se efectúan por la mañana, y después del mediodía, los mejores cortes han sido comprados y sólo quedan restos y huesos. Encontramos su empleo para ilustrar la flacura de alguien. * Raúl acaba de entrar a su casa luego de una operación y su posterior internación en una clínica. La madre le ayuda a caminar y le dice: __ Te vamos a hacer comidas bien sustanciosas porque estás puro hueso como carnicería a las dos de la tarde.
  • 147. Puro hueso como el patio de Linder.
    • El refrán presenta la particularidad de incluir un nombre propio en su enunciación. Según los datos que nos aportó quien nos acercó el refrán, en el patio de Linder –vecino de la localidad- había una considerable cantidad de huesos que sus dueños nunca juntaron. Se usa como el anterior. La serie de refranes iniciados por Seco como, referidos a la sequedad tienen la misma significación y empleo. Son ellos el S 48 Seco como cascarria de verano, S 49 Seco como escupida de momia, S 50 Seco como lengua de loro, S 51 Seco como pañal de muñeca, S 52 Seco como parto de gallina, S 53 Seco como parto de laucha, S 54 Seco como sorete al sol, S 55 Seco como sorete de baldío, S 56 Seco como sorete de resero, S 57 Seco como zapallo arriba del techo. Se emplean con las dos significaciones propias de la palabra seco: por un lado para referir a la falta de humedad, y por el otro para señalar falta de dinero. Daremos un ejemplo de cada caso.
  • 48. Seco como cascarria de verano.
    • * De un diálogo entre una señora de campo que manda a su hija a buscar un pantalón lavado hace unas horas. __ ¿El pantalón está seco como para plancharlo? __ Está seco como cascarria de verano. * En un intercambio de palabras entre dos amigos. __ ¿Cómo andás? __ Bien ¿por? __ Me dijeron que andabas con problemas de guita. __ En ese aspecto estoy seco como cascarria de verano, pero en lo demás aceptablemente bien.
  • 49. Seco como escupida de momia.
  • 50. Seco como lengua de loro.
  • 51. Seco como pañal de muñeca.
  • 52. Seco como parto de gallina.
  • 53. Seco como parto de laucha.
  • 54. Seco como sorete al sol.
  • 55. Seco como sorete de baldío.
  • 56. Seco como sorete de resero.
  • 57. Seco como zapallo arriba del techo.
  • 1. Zapatero a tus zapatos.
    • Velada orden que mediante el uso de la metáfora, manda a alguien -zapatero- a ocuparse de sus propias cosas -tus zapatos-. Registramos su aplicación como invitación a alguien para que no se introduzca en cuestiones ajenas o desconocidas. * Ante la determinación de Ana de construir un parque en el campo de un conocido, su padre le pregunta: _ ¿Vos le vas a cobrar por ese trabajo? __ Por supuesto. Sí, le pienso cobrar. __ Hay profesionales que se dedican a eso y vos sólo una aficionada. No me parece bien. __ Pero a mí me gusta hacer jardines. __ Hija, zapatero a tus zapatos, como dice el refrán. Vos tenés otras cosas que realmente sabés. No es lo mismo hacer tu parque o el mío que trabajar para clientes y cobrarles.

El libro